El creador de BioShock lleva casi ocho años trabajando en un nuevo videojuego en su propio estudio del que todavía no sabemos nada.

Ken Levine es una de esas figuras de la industria del videojuego que ya ha pasado a formar parte viva de la historia del medio. No en vano, hablamos del creador de BioShock y System Shock 2, dos de los juegos más aclamados de todos los tiempos. Sin embargo, mucho ha llovido ya desde su última obra, BioShock Infinite, estrenada en 2013. Tras este título, Levine fundó su propio estudio, Ghost Story Games, y comenzó a trabajar en un nuevo proyecto del que todavía no hemos visto nada. Según Bloomberg, antiguos trabajadores de este equipo describieron a Levine como un “perfeccionista” que no duda en descartar grandes cantidades de trabajo, lo que habría retrasado su nuevo juego hasta el punto de no tener todavía nada que mostrar al público.

El lujo de poder desechar parte de tu trabajo

Vídeo:

Ahora, el propio Levine ha querido atajar esta cuestión hablando del “lujo” que supone poder descartar el trabajo que tienes hecho por el bien de tu proyecto: “La lección más importante en videojuegos y que a muchos desarrolladores les cuesta aprender es que vas a tener que tirar tu trabajo a la basura“.

“Como escritor, hay un dicho: escribir y reescribir. Y en la industria del videojuego hacer eso es un lujo. Soy lo suficientemente afortunado como para tener ese lujo y creo que la principal razón por la que el trabajo que hago es bueno es porque he sido capaz de decir no, esto no funciona, vamos a descartarlo y a pasar a otra cosa”.

“Entiendo que haya quien pueda ver esto como una muestra de indecisión, pero no conozco otra forma de hacerlo. Requiere que tengas la voluntad necesaria para coger el bolígrafo y empezar desde el principio, y creo que eso es algo fundamental, así que lo veo como un lujo”.

Los motivos por los que no se ha mostrado nada del nuevo juego de Ken Levine

Vídeo:

Aprovechando la ocasión, Levine ha comentado que sabe que han pasado casi 8 años desde que empezó a trabajar en su nuevo juego y que hay muchos jugadores esperando a verlo. Según explica, no ha enseñado nada todavía porque no quiere mostrar nada que no esté en el juego final (una de las mayores críticas que recibió BioShock Infinite), asegurando además que no ha habido un solo día en el que no hayan trabajado en el estudio.

Ken Levine habla sobre el 'lujo' de poder desechar trabajo a la hora de crear un juego

By

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *