Dying Light 2 aclara cuántas horas durará realmente, dependiendo de cómo juegues

Si bien parte de la comunidad tiene la vista puesta sobre Dying Light 2: Stay Human y su lanzamiento el próximo mes, la obra de Techland ha tenido los focos de la industria sobre ella de forma inesperada. La revelación de cuántas horas nos llevará completar el título, si buscamos el 100%, ha causado un gran revuelo.

Ahora, con el fin de aclarar realmente este asunto, la desarrolladora ha querido indicar exactamente cuánto puede durar Dying Light 2. Eso sí, todo depende de cuánta implicación pongamos en conseguir coleccionables, objetos y realizar misiones secundarias. Lo único seguro es que de las 20 horas no bajamos.

Queríamos aclarar nuestra comunicación reciente sobre la cantidad de horas necesarias para completar el juego. Dying Light 2: Stay Human está diseñado para jugadores con diferentes estilos de juego y preferencias para explorar el mundo como mejor les parezca.

Tal y como se puede ver en la imagen compartida por Techland, se señala que 20 horas son necesarias para terminar el modo campaña. Una cifra asumible para la mayoría, mientras que si optamos por este mismo objetivo y sumarle todas las misiones secundarias, la cantidad asciende hasta las 80 horas.

En el mensaje anterior del estudio indicaron que una partida normal llevaría entre 70 u 80 horas, aunque todo apunta a que nos llevará algo menos. Eso sí, han vuelto a reiterar las 500 horas para conseguir el 100%, es decir, todos los finales, decisiones, descubrimiento de cada lugar, escuchar todos los diálogos y hacernos hasta con el último de los coleccionables desperdigados por el mapa.

Seguro que más de uno termina por rendirse cuando ya lleve más de 100 horas. En todo caso, apunta el 4 de febrero para su lanzamiento en Xbox, PlayStation, Nintendo Switch y PC, plataforma en la que ya podemos echar un vistazo a sus requisitos.


La noticia

Dying Light 2 aclara cuántas horas durará realmente, dependiendo de cómo juegues

fue publicada originalmente en

Vida Extra

por
Juan Sanmartín

.

By

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *