Apple investiga unos futuros AirPods Max con conducción ósea para mejorar la privacidad, según una nueva patente: Rumorsfera

Los auriculares que todos conocemos, ya sean abiertos, cerrados o intraauditivos, no son la única forma de transmitir sonido hasta nuestros oídos. La tecnología de conducción ósea es también una opción interesante en determinados ámbitos o para ciertos usos. Una tecnología que parece haber llamado la atención de Apple, según una nueva patente.

Privacidad en determinadas circunstancias

El principal atractivo del sistema de transmisión de sonido mediante conducción ósea está en que no se emite sonido alguno, por lo que nadie a nuestro alrededor es capaz de oír lo mismo que nosotros. Lo que se emite es una vibración directamente en nuestros huesos craneales que solo nosotros podemos convertir en sonido y escuchar.

El mismo título de la patente “Bone conduction transducers for privacy” ya deja claro que Apple se está interesando en esta tecnología por su capacidad de mantener la privacidad del contenido que escuchamos. Por su naturaleza externa al oído, hay dos candidatos, que sepamos, en sacar provecho de esta tecnología: los AirPods Max y unas futuras Apple Glass. Según la patente los auriculares utilizados podrían tener diferentes canales de audio. Uno de ellos, llamado privado, usaría esta conducción ósea para poder garantizar que solo nosotros escuchemos el contenido de, por ejemplo, una llamada telefónica.

Si trasladamos esta tecnología a unas Apple Glass, podemos imaginar algo así como que las mismas varillas sean capaces de transmitirnos el sonido del dispositivo. Esta es una aproximación muy interesante en el momento en el que nos alejamos de un posible casco de realidad virtual y nos acercamos a unas gafas de uso cotidiano.

Patente

No tendría demasiado sentido que unas gafas “convencionales” tuvieran que venir acompañadas de unos auriculares o que emitieran notificaciones y conversaciones a través de altavoces. El sonido por conductividad ósea permite llevar las orejas libres y al mismo tiempo escuchar sonidos que solo nosotros podemos oír.

Volviendo a la aplicación en auriculares, Apple explica en la patente que el mismo sistema podría decidir qué sonidos reproducir por el mismo auricular y cuáles hacer pasar por el canal privado. Al parecer podríamos incluso marcar de qué personas o qué notificaciones se enrutarían de forma privada.

Yendo más allá, y de nuevo con las gafas a la vista, la patente explica que la información de las cámaras del dispositivo se podría usar para determinar qué canal de audio utilizar. Así, las gafas o auriculares podrían ser conscientes de dónde estamos o de que tenemos delante una persona que nos habla, para dirigir el audio al sistema que garantiza que solo nosotros oiremos.

Patentes como esta, además de varios detalles interesantes sobre la posible evolución de la tecnología auditiva en Apple, nos muestran que Apple sigue investigando y perfeccionando los componentes necesarios para lanzar productos bastante interesantes. Cierto es que la patente no habla de unos AirPods Max 2 o de las Apple Glass, pero pone todas las piezas para que nosotros saquemos conclusiones.


La noticia

Apple investiga unos futuros AirPods Max con conducción ósea para mejorar la privacidad, según una nueva patente: Rumorsfera

fue publicada originalmente en

Applesfera

por
David Bernal Raspall

.

By

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *