Aunque la compañía Activision se había comprometido a aplicar una política de ‘tolerancia cero’, esta voluntad no se estaría aplicando al CEO Bobby Kotick.

Aunque The Wall Street Journal publicó esta semana un artículo detallando que Bobby Kotick, CEO de Activision Blizzard, era conocedor de los casos de abusos que tenían lugar dentro de la compañíadesde la empresa aseguran que “no hay pruebas”. Esto supone que la intención de aplicar una política de “tolerancia cero” ante los casos de abusos no se adhiere a Kotick. La junta ha mostrado su apoyo al CEO, mientras que trabajadores y accionistas piden su dimisión.

Activision no emplea la “tolerancia cero” con Kotick

Según WSJ, Kotick tenía constancia sobre la presunta violación de una exempleada de Sledgehammer Games por parte de un supervisor masculino en 2016 y 2017, un hecho que habría ocultado a la junta de Activision. También se señala que habría bloqueado el despido del exdirector del estudio Treyarch, Dan Bunting, después de que fuera acusado de abuso sexual en 2017. No bastando con eso, también está acusado de haber enviado un mensaje de voz en 2006 donde amenazaba con matar a una empleada.

Después de la publicación del artículo, Game Developer afirma que Activision Blizzard organizó una reunión donde el equipo de liderazgo respondió preguntas preseleccionadas formuladas por los empleados. Una de las cuestiones estaba relacionada con la política de tolerancia cero introducida recientemente por la compañía, y si se aplicaría a Kotick teniendo en cuenta las acusaciones publicadas en WSJ.

Desde Activision señalan que “no hay evidencia”

La respuesta de Activision Blizzard fue que “no hay evidencia” de las acusaciones hechas contra Kotick, ya que ocurrieron hace más de 10 años. Esta actitud por parte de la compañía ha despertado nuevas peticiones de dimisión, tanto del lado de los trabajadores como de grupos de accionistas. De hecho, después de que la junta mostrara su apoyo a Kotick, las acciones de la firma se desplomaron.

La industria del videojuego no ha tardado en hacerse eco de lo descrito en el artículo de WSJ, con Jim Ryan – jefe de PlayStation -, criticando la respuesta de la compañía en un correo electrónico que ha enviado a los empleados: “No creemos que sus declaraciones en forma de respuesta aborden adecuadamente la situación”. Los trabajadores, desde Activision Blizzard King Workers Alliance, apuntan que: “No seremos silenciados hasta que Bobby Kotick haya sido reemplazado como director ejecutivo”.

Activision sostiene que 'no hay pruebas' sobre las acusaciones de Kotick

By

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *