‘Es un desafío en el que estaremos trabajando durante un tiempo’, asegura Phil Spencer, jefe de Xbox, a la hora de abordar la cuestión de la falta de suministro de consolas.

La escasez de consolas continuará hasta 2022, según ha afirmado el jefe de Xbox, Phil Spencer. La escasez de chips, un problema que hemos arrastrado desde los cierres que promovió la pandemia del coronavirus, es uno de los impedimentos a la hora de poder suministrar consolas en el mercado. Firmas como Toshiba e Intel han asegurado que este problema se extenderá hasta 2023. En este sentido, Spencer asegura que la falta de semiconductores no es lo único que impide a Microsoft poder producir tantas Xbox Series X/S como quieran.

La falta de stock de consolas y Xbox

“Creo que referirnos a ello como sólo un problema de chips es abordarlo desde un punto de vista demasiado aislado“, expresaba Phil Spencer recientemente en una entrevista concedida a The Wrap. “Cuando pienso: ¿Qué significa obtener las piezas necesarias para construir una consola hoy y luego llevarla a los mercados donde está la demanda? Hay varios tipos de puntos cruciales en el proceso. Creo que, lamentablemente, este problema estará con nosotros meses y meses, definitivamente hasta el final de este año y hasta el próximo año en el calendario”.

Sin embargo, dentro de toda esta coyuntura, hay un aspecto que destaca más para Spencer: “Lo que es más decepcionante es la decepción de los fans”, aseveraba. “La gente realmente quiere esta nueva generación de consolas, son buenas consolas, tanto para nosotros como para los demás poseedores de la plataforma, y quieren estas nuevas características. Estamos trabajando duro para llevarlas al mercado, pero será un desafío con el que estaremos trabajando durante bastante tiempo”.

“Lo que es más decepcionante es la decepción de los fans”

Han pasado 18 meses desde que los fabricantes de consolas empezaron su lucha contra la escasez de estos dispositivos. La pandemia del COVID-19 obligó a cerrar fábricas y otras plantas de producción, provocando que las principales cadenas de suministro se paralizaran. La demanda, al mismo tiempo, no paraba de crecer a medida que en los países se iban implementando las restricciones.

Los problemas no se han acabado aquí: los analistas afirman que, después de esta crisis de los semiconductores, se producirá una situación de exceso de oferta en 2023. “Espero que la escasez de chips toque fondo durante la segunda mitad del año, llevará uno o dos años que la industria pueda atender completamente la demanda“, apuntaba por su parte Pat Gelsinger, presidente de Intel. Mientras tanto, en el mundo de la reventa, el precio de PS5 habría descendido ligeramente mientras que el de Xbox Series X/S se mantiene: un baile de cifras que tiene lugar a medida que llegan los reabastecimientos.

Phil Spencer de Xbox: La escasez de consolas se extenderá a lo largo de 2022

By

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *