Análisis de Kena: Bridge of Spirits, un espectáculo visual y artístico que se siente como una aventura de la vieja escuela

Pocos ejemplos se pueden encontrar en la industria de títulos aparecidos de la nada que captasen tanta atención. Desde su primera presentación, Kena: Bridge of Spirits ha obtenido una cantidad focos y miradas tremenda, con gran expectación por la maravilla que mostraba Ember Lab.

El otrora estudio de animación (como con el conocido corto de The Legend of Zelda: Majora’s Mask) se ha valido de su buen hacer en dicho terreno para trasladarlo al mundo de los videojuegos. Me confieso como uno de esos enfervorizados seguidores de la obra, comiéndome las uñas esperando por él y con el día de lanzamiento marcado a fuego en el calendario.

Tras haber superado sus pruebas espirituales, no cabe duda. El viaje que he emprendido junto a Kena y los Rot ha valido totalmente la pena.

Un paisaje que entra por los ojos

Empezar hablando de Kena: Bridge of Spirits y no trasladarse en primer lugar al apartado visual es como obviar un elefante en una habitación. Pocas dudas de que se trata del punto principal y más fuerte para acudir al título. Desde los primeros instantes, la obra se convierte en un deleite para la vista.

Me ha sucedido en numerosas ocasiones que, cuando veía cinemáticas repletas de gráficos de escándalo en eventos y ferias, soñaba con poder jugar exactamente de esa forma. Aunque luego la realidad era bien distinta, ya que había que disfrutar de resultados más modestos. Sin embargo, aquí me he encontrado con una gran excepción.

La diferencia entre lo mostrado en el primer tráiler y estar recorriendo realmente los bosques, cascadas y valles de Kena: Bridge of Spirits es mucho menor que en otros juegos. Todo luce a un nivel soberbio, con una gran apuesta hacia el color y el brillo en la escena. Es sencillamente radiante e indiscutiblemente hay que disfrutarlo de una forma.

Kena: Bridge of Spirits

Quizás porque he vivido la mayor parte de mi vida a 30FPS, pero no tengo ninguna duda acerca de lo que escoger en las obras que ofrecen diferentes modos de visualización. Ember Lab ha propuesto dos, apostando entre 4K/30FPS o ~1800p/60FPS. Que todo el escenario se reproduzca con la mayor fluidez posible es la opción idónea que recomiendo para vivir la aventura.

Todos los movimientos, golpes, detalles o partículas del juego están en un punto excelso. A todo ello ayuda que la presentación visual busque parajes de ensueño, de pura fantasía que solo podemos imaginar. Como viene siendo imprescindible en los últimos años, aquí nos encontramos con un modo Foto que nos permite sacar instantáneas de lujo. No me he detenido demasiado en ello, porque he visto el auténtico pozo de horas que puede ser obtener imágenes para nuestro fondo de pantalla.

Existen diferentes puntos repartidos por el mapa para que podamos realizar viajes rápidos de forma inmediata, pero estoy seguro de que prácticamente nunca recurriréis a ellos. Al igual que sucedía con Marvel’s Spider-Man, muy grande tendrá que ser la distancia para que te compense perderte todo el paisaje. No importa cuántas veces lo hayas visto, siempre merece la pena echarle un vistazo más.

101 Rots

Son simpáticos, cariñosos, alegres y los acabarás contando por decenas. La presencia de los Rot en Kena: Bridge of Spirits no es caprichosa ni se pretende crear únicamente un reclamo potente. Los Rots son espíritus del bosque, que podremos encontrar en absolutamente todos los lados: escondidos debajo de la tierra, ocultos en un cofre o brotando de la misma tierra.

Estos personajes acompañan a Kena durante todo el juego y sin ellos no podríamos seguir adelante. Su implementación en el juego es fundamental, ya que nos permiten resolver dos elementos básicos de la aventura: el combate y los puzles. Será gracias a ellos que podremos ejecutar diferentes habilidades contra los seres corruptos, como cargar nuestro báculo con su poder o permitiéndonos distraer al rival mientras golpeamos sin descanso.

Con todo, comenzarán en cada combate con miedo a sumarse a la batalla, por lo que habrá que reunir valor en forma de gemas doradas que sueltan los enemigos tras derrotarlos. Tras reunir una cantidad determinada, podremos usarlos para lograr ventajas clave en los enfrentamientos. Además, sin ellos no podremos destruir las raíces de putrefacción que asolan  el bosque. Incluso las mejoras que podemos desbloquear no se activarán hasta que logremos contar con una determinada cantidad de Rots, recompensando la exploración.

Kena Bridge Of Spirits

Por otro lado, también resultan vitales para encajar las piezas del entorno. Será totalmente habitual ordenarles que levanten estatuas, activen mecanismos o desplacen grandes rocas para que logremos llegar a esa zona en principio inaccesible. Y como son tan monos y adorables, nos veremos obligados hacer dos cosas con ellos: achucharlos y vestirlos.

A modo de coleccionable podremos conseguir sombreros, previo pago por la tienda del juego. Un zorro, un unicornio, máscaras tribales… los ejemplos son muchos y nos dejaremos un buen dineral de Kena en tener una legión de diminutos seres negros detrás de nosotros luciendo estilazo. Para redondear el círculo del cariño, con un simple botón Kena se sentará en el juego y comenzará a jugar con los Rots y podremos indicarle órdenes, como darles besos.

Juega las cartas que conoces

De todas las veces que me quedé pasmado viendo los tráilers de Kena: Bridge of Spirits, me sobran dedos de la mano para las ocasiones en las que pensé en su jugabilidad. Sí, monstruos formados por raíces y combates con bastones y arcos aparecían, pero seguía deslumbrado por su belleza.

Debajo de toda esa capa de gráficos resultones, me he encontrado una prueba a superar. El paseo que realizamos entre bosques y montañas es desafiante y se puede complicar si los jugamos en las dificultades más altas. Son muchos los jefes a los que nos enfrentamos y en más de una ocasión me he visto apretando los dientes para resolver el entuerto. Sus diseños son variados, siempre respetando la idea de estar cubiertos de raíces putrefactas y estar corruptos. Con ello, pasamos de soldados enormes, a felinos indomables hasta samuráis implacables.

Kena Bridge Of Spirits

Poca broma, ya que lo que predomina ante todo es el parry. Un arte tan delicado como letal; preciso, como de doble filo si fallamos. Kena es capaz de crear un escudo que repele los ataques, pero de dos formas diferentes. Si mantenemos la defensa, aguantaremos la embestida, pero la resistencia del escudo disminuirá, lo que nos hará más vulnerables al resto de lances del duelo.

Por ello, si logramos dominar el parry, tendremos mucho conquistado. Si invocamos el escudo en el momento exacto, dejaremos al enemigo expuesto, permitiéndonos durante unos instantes infligirles el mayor daño posible. Es más, aunque en muy pocas ocasiones resulta imprescindible, prácticamente nos veremos obligados a usar el parry si queremos no pasarlas canutas en las peleas.

A esta fórmula hay que sumarle los ataques fuertes o débiles y obtenemos un resultado simple, efectivo y con posibilidades ampliadas por las diferentes mejoras a desbloquear. Kena: Bridge of Spirits se caracteriza por no complicarse, por ser convencional y entretenido al mismo tiempo. Con un esquema básico, consigue mantener un ritmo excelente a lo largo de las 10 horas de juego que puede llegar a durar, explorando a fondo cada rincón.

Este año Psychonauts 2 se ha alzado como una de las grandes estrellas y no es para menos. Double Fine ha sabido recuperar la esencia de la entrega original, la de un clásico de la era de PS2 y Xbox. Con Kena: Bridge of Spirits sucede un caso similar, ya que todo respira a otra época, otra generación, pero no por ello deja de ser divertido.

Kena Bridge Of Spirits

Coleccionables de todo tipo aguardan, como los mencionados sombreros, correos de espíritus, santuarios florales o cofres que se pueden únicamente abrir tras derrotar una cantidad de enemigos o sin que recibamos un impacto. Todo nutre de duración y contenido sin que resulte pesado, pues me ha resultado muy natural querer completar y descubrir todo lo que hay a mi alrededor.

Y realmente es mucho. El mapa es lo suficientemente grande como para perdernos en él, con muchos rincones a explorar. Difícil que todo ello canse cuando hasta el plataformeo es entretenido, obligándonos a combinar poderes y armas para poder avanzar.

Una historia con el hilo muy fino

Con todo, el hilo más fino que sostiene a Kena: Bridg of Spirits es su propia historia. ¿Es lo suficientemente consistente como para sostener 10 horas de juego? Desde luego, pero no deja de sentirse como el apartado más flojo del título. Kena es una guía espiritual que llega a un pueblo abandonado, el cual, tras un desastre, ha terminado sumergido por la vegetación y la naturaleza.

La tarea de Kena será encontrar los espíritus que vagan por los alrededores, los cuales no han conseguido dar su paso hacia el más allá, ya que el remordimiento o el miedo les retienen todavía en el plano real. Gracias a sus poderes, les ayudaremos a dar ese último paso y redimirse por su sensación de culpa.

Kena Bridge Of Spirits

Para ello, será necesario encontrar varios objetos relacionados con estos espíritus, al mismo tiempo que conocemos más detalles acerca de sus pasados y los hechos que les llevaron a actuar de esa forma. Un planteamiento sencillo, que proporciona historias interesantes, pero que profundiza muy poco en todo su universo.

Apenas conocemos exactamente de dónde viene Kena o cuál es su trasfondo. En un par de ocasiones se mencionan eventos relacionados con su pasado, para inmediatamente centrarse en lo que sucede en el aquí y ahora. Además, las reglas de su mundo apenas son exploradas, con descripciones sin profundidad de cómo funciona su ecosistema espiritual, por lo que el atisbo de lore se pierde rápidamente.

La opinión de VidaExtra

Precioso y desafiante. Kena: Bridge of Spirits es posiblemente la última gran apuesta de PlayStation para lo que resta de año y deja un muy buen sabor de boca. La obra de Ember Lab es todo lo que prometía en su conjunto visual y va mucho más allá de lo que se podría esperar en el apartado jugable.

El ritmo no decae en ningún momento durante la decena de horas de duración y aporta otras tantas si queremos completarlo al 100%, con todos los coleccionables diseminados por el mapa. Por si fuera poco, una vuelta más en la dificultad más alta nos hará sudar la gota gorda, aprendiendo a valorar el parry por encima de todas las cosas.

No parece la intención del estudio ofrecer una secuela de Kena: Bridge of Spirits, pero quizás sea mejor así. Un título que rezuma esencia a la vieja escuela, que recuerda a esas aventuras que nos engancharon a los videojuegos hace años puede permanecer como un árbol imponente en mitad del bosque.

Kena: Bridge of Spirits

Kena: Bridge of Spirits

Plataformas PS5 (versión analizada), PS4 y PC
Multijugador No
Desarrollador Ember Lab
Compañía Ember Lab
Lanzamiento 21 de septiembre de 2021

Lo mejor

  • Es como jugar una cinemática en movimiento
  • Puede llegar a ser realmente desafiante
  • Los Rots son tu nuevo amor

Lo peor

  • La historia se queda por detrás del conjunto


La noticia

Análisis de Kena: Bridge of Spirits, un espectáculo visual y artístico que se siente como una aventura de la vieja escuela

fue publicada originalmente en

Vida Extra

por
Juan Sanmartín

.

By

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *