Con la emoción (no siempre) contenida, la actriz nos habla de su debut con Icíar Bollaín, “una bendición”; del vértigo ampliamente anhelado de enfrentarse sin paliativos a la mirada de Luis Tosar, y de la lección de su vida, “impartida por la más generosa de las maestras”, la verdadera ‘Maixabel’.

By

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *