El joven fue ingresado durante dos meses en el Hospital de Día de Castellón por su adicción. El caso ha sido estudiado clínicamente y publicado en la Revista de Psiquiatría Infanto-Juvenil.

Recientemente ha salido a la luz el supuesto primer caso clínico en el mundo de un menor que ha debido ser hospitalizado durante dos meses por su adicción a los videojuegos y, más en concreto, a Fortnite Battle Royale, el popular free to play de Epic Games. El caso de este menor, un joven español, ha sido estudiado por el equipo del Hospital Provincial de Castellón, la Universitat Jaume I y el Hospital General Universitario, quienes han publicado el estudio en la Revista de Psiquiatría Infanto-Juvenil, según informan desde Europa Press.

El primer caso de un menor hospitalizado por su adicción a Fortnite

Los especialistas implicados en el estudio clínico del primer menor hospitalizado por su adicción a los videojuegos advierten sobre la necesidad de prestar atención a los comportamientos de los menores y su consumo de ocio ya que, especialmente, estos presentan “falta de maduración en las funciones ejecutivas y cognitivas durante la adolescencia”. En el caso que nos ocupa, el paciente hospitalizado mostró una dificultosa deshabituación de las pantallas y la necesidad de un seguimiento exhaustivo prolongado tras la retirada total para superar el riesgo de recaídas”.

Los síntomas del menor

Al parecer, se decidió ingresar al paciente durante dos meses debido a varios síntomas claros que preocupaban sobre su estado de salud. El joven mostraba un aislamiento en su domicilio, rechazo a interacciones sociales con negación a acudir a servicios sanitarios, inflexibilidad personal persistente, escaso interés por su entorno y otros problemas como alteración en el ritmo del sueño.

Los profesionales plantearon que la adicción del menor actuaba como reguladora ante el intenso malestar por la pérdida de un familiar y por la ansiedad derivada del aumento de exigencia en el contexto educativo.

A pesar de que el menor tenía un alto rendimiento académico previo, su familia había observado desde inicio del comienzo del curso un mayor absentismo escolar y una desvinculación del curso coincidiendo con un cambio de clase. Tras una evaluación, los profesionales plantearon que la adicción del menor actuaba como reguladora ante el intenso malestar por la pérdida de un familiar y por la ansiedad derivada del aumento de exigencia en el contexto educativo.

El primer caso de un menor hospitalizado por su adicción a Fortnite

El tratamiento aplicado por los profesionales

Durante el estudio, el equipo llevó a cabo un tratamiento de un abordaje intensivo multidisciplinar, desde un enfoque cognitivo conductual, trabajando tanto con el paciente como con su familia e implementando estrategias de intervención como reestructuración cognitiva, desarrollo de habilidades personales, manejo de contingencias y establecimiento de pautas a diario.

El joven ya ha mostrado una clara disminución del uso de pantallas así como una mejoría del funcionamiento personal y social.

En palabras de los profesionales, esto ha servido al joven para que sea “capaz de apreciar las repercusiones que el uso del videojuego estaba teniendo en su vida diaria”. Los resultados, después de dos meses, mostraron una clara disminución del uso de pantallas así como una mejoría del funcionamiento personal y social del menor. Seguidamente ha continuado en el Hospital de Día, donde ha trabajado en prevención de recaídas.

El equipo que ha abordado este caso ha estado formado por Silvia Márquez Arbués del Hospital Provincial; Carla Ramos-Vidal, T. Álvarez-Núñez y Matías Real-López (INTEGRA-Grupo de investigación sobre la salud mental de la infancia y la adolescencia) de la Universitat Jaume I y el Hospital Provincial y Matilde Espinosa-Mata de la UJI y el Hospital General Universitario de Castellón, todos ellos del Programa de Trastorno Mental Grave de la Infancia y la Adolescencia.

No es la primera vez que Fortnite protagoniza titulares sobre adicción al videojuego por parte de menores; según un psiquiatra, tiene una capacidad adictiva inédita en un videojuego. Fortnite aplica varios modelos que potencian su carácter adictivo, como la imposición de plazos para lograr cumplir todos los desafíos de cada temporada a tiempo y el acceso a eventos temporales o retransmisiones en vivo. Otro estudio compartido hace un tiempo determinó que más de la mitad de los niños de entre 8 y 11 años juegan a Fortnite.

Vídeo:

Fortnite es un Battle Royale que se encuentra gratis para PC, PS4, PS5, Xbox One, Xbox Series X y Nintendo Switch y dispositivos Android. Puedes leer nuestro análisis en la web o visitar nuestra completa guía.

Fortnite: Un menor español hospitalizado por su grave adicción al juego

Fortnite: Un menor español hospitalizado por su grave adicción al juego

By

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *