'Sex Education': la estupenda temporada 3 de la serie de Netflix explora nuevas dinámicas sin perder ni un ápice de su encanto

‘Sex Education’ es una de las mejores series originales de Netflix. A priori no es una de las más ambiciosas o llamativa, pero esta creación de Laurie Nunn ha demostrado en varias ocasiones que muy pocas producciones de la plataforma pueden estar a su nivel, siendo aún menos las que han conseguido superarla. Eso no quita para que siempre me surja la duda de si llegará el momento en el que empiece a dar vueltas sobre lo mismo y volverse algo monótona, pero ya os adelanto que no va a ser el caso con la tercera temporada.

Será el próximo 17 de septiembre cuando la tercera temporada de ‘Sex Education’ desembarque en Netflix, pero yo ya he podido ver los tres primeros episodios, quedando muy satisfecho con el resultado. En ellos se exploran nuevas dinámicas, algunas ya planteadas al final de la segunda tanda de episodios y otras introducidas aquí por primera vez, manteniendo la misma diversión y calidad a la que nos tiene acostumbrados la serie.

Cambios en Moordale

La llegada de una nueva directora a Moordale interpretada por una acertada Jemima Kirke funciona a su manera como catalizador del cambio dentro del instituto, pero lo cierto es que inicialmente su vínculo con el resto de protagonistas es reducido, teniendo más importancia con Maeve que con todos los demás. Por el momento solamente se atisba una inevitable rivalidad entre ambos personajes, ya que todo apunta a un nuevo tipo de represión dentro del instituto, menos contundente que la ejercida por Groff pero probablemente mucho más efectiva en su intento de deshacer el camino andado. Y es que el personaje de Kirke viene a ser la antítesis del interpretado por Gillian Anderson.

La tercera temporada tiene todavía mucho recorrido por ese lado, ya que apunta a ser uno de los grandes conflictos, pero la serie ha preferido introducirlo con calma mientras exploraba otros cambios en las relaciones de los personajes ya conocidos, sea ese incipiente romance entre Eric y Adam o la inesperada nueva relación que inicia Otis tras todo el lío con ese mensaje que Maeve nunca llegó a recibir.

Obviamente, ese cliffhanger de la segunda temporada no cae en el olvido, pero es algo a lo que se vuelve con calma, resultando inevitable que los caminos de Maeve y Otis vuelvan a cruzarse cuando ambos descubran lo sucedido. Porque todos sabemos que eso va a acabar pasando, las dudas son el cuándo y el cómo se va a desarrollar. Mientras tanto, ‘Sex Education’ se ha desmarcado con una trama romántica para Otis que podría haber salido increíblemente mal por lo improbable que resulta.

Fiel a sí misma sin repetirse

Sex Education Jemima Kirke

Sin embargo, la serie está manejándolo muy bien, tanto para incidir en la personalidad de los implicados como para ir mostrando ese equilibrio entre lo cómico, lo tierno y lo emocional que tan bien se le da a esta producción de Netflix. De esta forma, ese final de tercer episodio se siente como una evolución razonable de lo visto hasta ahora en lugar de ser una forma de crear conflicto en una situación aparentemente idílica. Claro que mantiene algo de golpe de efecto, pero encajando con lo visto hasta entonces.

Por lo demás, es cierto que algunos personajes importantes hasta ahora han perdido cierto peso -a cambio otros ganan presencia y el espacio no deja de ser limitado-, pero en líneas generales queda la idea de que siguen ahí presentes, lidiando con sus vidas más en segundo plano a la espera de que algo justifique que vuelvan a adquirir un mayor protagonismo, algo especialmente evidente en el caso de Aimee.

La cuestión es que al menos en esta fase inicial de  la temporada 3 se está buscando alterar el statu quo para ver hasta qué punto es posible cierta felicidad fuera del mismo. No hay que ser un lince para ser consciente que algunas cosas tienen una fecha de caducidad evidente, pero la clave está en conseguir que, pese a ello, nos interesen e impliquemos con esta nueva etapa para los protagonistas. A partir de ahí, todos somos conscientes de que hay ciertas tramas irrenunciables para la serie y que va a volver a ellas más temprano que tarde.

En resumidas cuentas

Sex Education Temporada 3 Escena

Llevaba tiempo con ganas de ver nuevos episodios de ‘Sex Education’ y no me ha decepcionado para nada la experiencia. Quizá lo visto hasta ahora de tercera temporada no deje de ser una estación de paso dentro de la narrativa de la serie, pero pocos reproches puedo darle incluso aunque sea el caso, que está por ver, cuando haces las cosas tan bien, respetas a tus personajes y no traicionas aquello que te permitió conectar con el público sin limitarte a repetir lo que ya sabes que funciona.


La noticia

‘Sex Education’: la estupenda temporada 3 de la serie de Netflix explora nuevas dinámicas sin perder ni un ápice de su encanto

fue publicada originalmente en

Espinof

por
Mikel Zorrilla

.

By

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *