Un glitch en Breath of the Wild permite a Link volar sin la paravela y abre nuevas posibilidades para la escena del speedrunning

Si hay un juego que ha sido exprimido por su comunidad, ese ha sido The Legend of Zelda: Breath of the Wild. La brutal dedicación por parte de los seguidores de las aventuras de Link es descomunal, descubriendo secretos como colarse en la Ciudadela Gerudo sin estar vestido de mujer o completar la obra con el aro de Ring Fit.

Acudiendo al mundo del speedruning, muchos os habréis dado cuenta de lo fundamental que es la paravela. Es un elemento clave del juego, que transforma completamente la movilidad del protagonista, otorgándole la posibilidad de llegar a nuevas zonas.

De hecho, es tan importante que los speedrunners emplean una gran cantidad de tiempo en sus partidas en obtener el objeto, para luego salir disparados hacia el castillo de Hyrule. Por ello, el descubrimiento realizado por LegendofLinkk, y compartido por Kotaku, se antoja revolucionario.

Como podéis ver en clip, se ha descubierto un glitch que permite a Link volar, sin la paravela y teniendo en cuenta otro detalle relevante, sin gastar resistencia. De esta forma, nos podemos mantener en el aire de forma infinita, además que no iremos cayendo de forma progresiva a causa de la gravedad.

Básicamente nos encontramos con un bug que coloca dos objetos en las manos de Link, normalmente un arco y una flecha, resultando en que el héroe salga despedido. JoeDun, speedrunner de Breath of the Wild, ha compartido un vídeo en el que entra más al detalle de las posibilidades que este glitch supone para su comunidad.

La Meseta de los Albores ya no será un obstáculo, sino que los speedrun, que ya son de por sí cortos, seguramente rebajen todavía más su tiempo gracias a esta técnica. Es posible que en los próximos días comencemos a ver los resultados.


La noticia

Un glitch en Breath of the Wild permite a Link volar sin la paravela y abre nuevas posibilidades para la escena del speedrunning

fue publicada originalmente en

Vida Extra

por
Juan Sanmartín

.

By

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *