'Yo nunca': la temporada 2 de la magnífica comedia de Netflix sube aún más el nivel con su deliciosa mezcla de humor y ternura

Yo nunca‘ (‘Never Have I Ever’), cuya segunda temporada estrenó Netflix este pasado jueves, tenía una decisión bastante importante: una vez establecido el bienvenido universo y resuelto el conflicto de su primera tanda de episodios, podrían dormirse en los laureles y quedarse en una efectiva buena comedia adolescente… o podrían seguir insuflando su mezcla secreta para no quedarse como “otra serie más”.

Afortunadamente, Mindy Kaling y Lang Fisher han apostado por la segunda opción. Por no desandar el camino ahora que parece que nuestra protagonista ha pasado una página. Con una dosis de corazón por cada dosis de humor se esconde algo que irá desvelándose poco a poco en la temporada, consiguiendo, de nuevo una mezcla explosiva.

La temporada comienza con Devi (Maitreyi Ramakrishnan) queriendo jugar a dos bandas entre Paxton (Darren Barnett) y Ben (Jaren Lewinson) mientras que su madre sopesa si es bueno volver a La India para reconectar con unos orígenes con los que su hija no termina de casar.

La adolescencia se llama así por algo

Si en parte la tanda de episodios anteriores giraba en medida con el dejar ir a los seres queridos, aquí hay una buena dosis de admitir el cambio. De una forma de madurar que no tiene nada que ver con la edad. O sí. No en vano gran parte de lo que significa adolescencia es crecer y no solo en lo físico. De bajar un poco las barreras, ser más abierto y menos controladores (y celosos) de lo que consideramos nuestro terreno.

Ese ejemplo lo tenemos en la relación de Devi con Aneesa (Megan Suri), una joven de origen indio recién llegada a Sherman Oaks que se convertirá en el objetivo de nuestra protagonista. Esta temporada se abre una guerra abierta en ese sentido con consecuencias funestas.

Gran parte del éxito de la serie se debe al carisma natural de la protagonista, Maitreyi Ramakrishnan. Al contrario del estudio que hacen las amigas de Devi sobre su invisibilidad en el instituto, la actriz desprende magnetismo captando la atención en toda escena en la que esté. El año pasado ya demostró que a la joven no le viene nada grande el ser protagonista de la serie y aquí confirma que no es flor de un día.

El caso es que Ramakrishnan aporta una gran entereza a un personaje que en manos de otros podría sentirse histriónico. Ella encabeza uno de los repartos más fuertes que puedes encontrar en series de este tipo. Quizás sea también por esa autoconsciencia que inculcan Mindy Kaling y Lang Fisher de que su protagonista, si bien simpática, alegre y con sus inseguridades, es orgullosa, envidiosa y codiciosa… y puede que haya algo más por aquí.

Una comedia excelentemente escrita

Nhie 204 Unit 01096rc

No nos vamos a adentrar en ello porque creo que es mejor que lo descubráis, pero el caso es que Mindy Kaling, Lang Fisher y su equipo de guionistas han trabajado francamente bien los tiempos de la temporada. Afinando en cada caso en ese vaivén entre géneros con una sólida escritura.

En líneas generales ‘Yo nunca’ confirma las magníficas sensaciones que nos dejó en su primera temporada, la cual pasó quizás algo más desapercibida de lo que hubiese merecido. Una comedia especialmente bien escrita que ofrece una gran ración de ternura a la par de proporciona unas buenas carcajadas.


La noticia

‘Yo nunca’: la temporada 2 de la magnífica comedia de Netflix sube aún más el nivel con su deliciosa mezcla de humor y ternura

fue publicada originalmente en

Espinof

por
Albertini

.

By

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *