Adrián Pueyo, director del Máster en Composición Digital para VFX en U-tad, explica cómo está n cambiando los VFX.

Casi todas las películas llevan efectos especiales, ya sean prácticos (los realizados durante el rodaje) o digitales (los generados por ordenador que se añaden al material rodado). Adrián Pueyo estudió Ingeniería Electrónica Industrial y Automática y después cursó el Máster que por entonces había en Creación de Efectos Visuales VFX en Películas, TV y Anuncios del Centro Universitario de Tecnología y Arte Digital (U-tad) en 2013. Después de esto ha trabajado para algunas de las empresas más reconocidas de todo el mundo como El Ranchito, Industrial Light & Magic, Double Negative o Weta Digital participando en películas como Marte, El Libro de la Selva, Un Monstruo Viene a Verme, Piratas del Caribe: La Venganza de Salazar, Wonder Woman o Star Wars: Los últimos Jedi.

Actualmente Pueyo es supervisor en Orca Studios y director en el Máster en Composición Digital para VFX de U-tad, que ha celebrado hasta ahora dos ediciones. Recientemente ha impartido un webinar en esta universidad sobe composición digital, el proceso con el que se manipulan y combinan distintos elementos como la luz o el color o la integración de distintas imágenes mediante técnicas digitales para crear una sola imagen acorde con al visión del director de la obra audiovisual y que habitualmente buscar ofrecer un resultado hiperrealista que engañe al ojo para que el cerebro se olvide de que está viendo algo irreal.

https://media.vandal.net/m/7-2021/2021799141272_4.jpg

De 200 a 300 planos en 40 años

Los retoques pueden ser desde cambiar la posición de los personajes que aparecen en el vídeo a envejecerlos, borrarlos, extender el set de rodaje, integrar planos en 2D o 3D, y Pueyo habló de todos ellos aunque la charla se centró más en las técnicas que serán el futuro de la composición digital ya que “en los últimos años se está viendo que las técnicas de otros sectores y nuevas que están surgiendo están integrándose de forma orgánica en ‘la compo’”, dijo Pueyo, “porque generan muchas opciones, ahorran mucho dinero, se facilitan las iteraciones y esto es un incentivo para que confluya todo”.

Pueyo afirmó que la demanda de VFX está “aumentando exponencialmente desde hace por lo menos 15 años” y sigue creciendo así como lo demuestra el hecho de que las películas más taquilleras como Avengers: Endgame, Avatar o incluso Titanic están basadas en buena parte en los efectos especiales digitales o el que hace 40 años las superproducciones VFX como “La Guerra de las Galaxias” tenían una media de 200 o 300 planos de efectos especiales, sobre el año 2000 no pasaban de 400 o 500 planos y ahora las películas tienen 2.000 o 3.000 planos de efectos visuales e incluso los filmes medios que antes no contaban con VFX tienen ahora unos 400 planos de efectos especiales. Además, sostuvo Pueyo, ahora los VFX no se limitan al cine sino que también hay series de las plataformas digitales que se basan en ellos, como The Umbrella Academy o en videojuegos, en los tráilers y escenas de vídeo. También, añadió, está cambiando la profesión, que ahora puede abarcar más que antes.

Mejoras que está experimentando ahora la composición digital

En el pipeline, el proceso de trabajo, se van integrando los distintos departamentos que confluyen hacia la composición donde todos van fluyendo hacia adelante para obtener el resultado final,de forma que cualquier cambio que se produzca en el proyecto supone repetir varios pasos, con el consiguiente gasto de dinero y pérdida de tiempo, “un cambio de rigging supone dar nuevos tiempos, rehacer la animación, la iluminación, volver a renderizar y a componer para entregar otra vez. Todo lo que sea no volver atrás nos va a ahorrar frustraciones, tiempo y dolores de cabeza”, explicó. Para no retroceder hay que tomar las decisiones sobre seguro o hacer los cambios lo más al final posible del proceso”.

https://media.vandal.net/m/7-2021/2021799141272_3.jpg

Entre los factores que contribuyen a que esté cambiando la composición digital están las mejoras de los renderizados y que se creen técnicas que permiten trabajar directamente en composición; Pueyo puso como ejemplo la creación de humo o gotas cayendo desde distintos puntos y que antes no se podían trabajar en esta parte del proceso o incluso render de trazados de rayos. También está desempeñando un papel relevante en la evolución de esta profesión la asistencia de la inteligencia artificial “que elimina horas de trabajo que ahora se pueden automatizar” gracias a modelos de aprendizaje deep learning cada vez más rápidos con lo que un trabajo que llevaba horas manualmente ahora se consigue de manera instantánea. Por último, mencionó los nuevos sensores LiDAR que se están incorporando ya a dispositivos tan habituales como los iPhone y que graban la profundidad de la imagen.

La revolución de la producción virtual

Pueyo trabaja actualmente en virtual production; allí donde hasta ahora habría chromas a los que después se incorporarían varios elementos creados digitalmente, ahora hay paneles led gigantes que actúan como fondo del rodaje y en los que se proyecta una imagen que se actualiza en tiempo real con lo que debería haber delante de la cámara, es, dijo Pueyo, “como si te pones unas gafas de realidad virtual que según te mueves, se mueve el contenido, según te mueves puedes meterte en un mundo 3D y sacar de la cámara imágenes ya terminadas, con efecto visuales, lo que tiene bastantes repercusiones, beneficios y cosas nuevas que permite”. Es un efecto que se ha hecho conocido por su uso en la serie “The Mandalorian”. Con este método los leds de los paneles iluminan a los actores y no hay que eliminar reflejos ni realizar correcciones y en las secuencias de integración sencilla de fondo se elimina la postproducción. Con la producción virtual se obtiene información adicional como cómo se ha movido la cámara, cómo se ha cambiado el foco, el fondo… una gran cantidad de datos que sirve para la automatización del proceso.

Para la virtual production, dijo Pueyo, son muy valiosas las habilidades de composición digital. El supervisor está viendo en la pantalla el resultado final y puede tomar decisiones guiándose por su buen hacer, “como tenemos las herramientas de cambiar las luces y demás en las pantallas, es como estar componiendo en directo, y se vuelve más importante el ojo entrenado y las habilidades de composición”, expresó el director del máster, “y si lo haces mal te vas con el plano mal rodado”.

La composición en los efectos especiales cambia el chroma por la producción virtual

By

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *