De repente me apetece muchísimo rejugar Death Stranding (pero no pienso volver a tragarme ni una sola cinemática)

Más allá de lo mucho que me parece una canallada tener que volver a pasar por caja cuando otras compañías ofrecen un salto gratuito de una generación a otra -no hace falta pensar en Xbox, ahí tenemos también Final Fantasy VII Remake sin ir más lejos-, lo cierto es que me apetece muchísimo volver a rejugar Death Stranding.

La idea me cuadraba entre poco y nada tras el anuncio del Director’s Cut de Kojima hace unas semanas, pero el reciente State of Play y la luz arrojada sobre lo que está por venir más allá de las mejoras visuales ha conseguido captar toda mi atención.

El salto a Death Stranding Director’s Cut

El tráiler presentado ayer, bastante más acertado que el visto durante el Summer Game Fest -que me pareció una de esas bromas con guiño a los fans que personalmente no me hizo ninguna gracia- da buena cuenta de lo mucho que hay detrás de esta edición.

En su llegada a PS5, Death Stranding Director’s Cut promete nuevo contenido y gameplay en forma de mejoras en la interfaz y la jugabilidad, más armas, accesorios, construcciones, vehículos, modos, misiones, historia y, mi parte favorita, nuevas áreas esperando a ser exploradas.

En lo que respecta al salto a PS5 dicen incluir mejoras en la experiencia aprovechando la vibración háptica y gatillos adaptativos del DualSense, audio 3D, el aprovechamiento del SSD y, por supuesto, la posibilidad de jugarlo en 4K en formato ultrapanorámico.

Juegos que no son perfectos pero lo parecen

Entre todo eso y el grato recuerdo que tengo del juego, no sabría decir a partir de qué precio diría que me bajo de la vida y que no cuenten conmigo, pero la verdad es que el salto por 10 euros no sólo no me parece descabellado, sino una inversión bastante razonable para todo lo que, aparentemente, tiene por ofrecer.

Death Stranding

He perdido la cuenta de las veces que me he dicho a mí mismo que quiero rejugar Metal Gear Solid V. De hecho, incluso ha estado descargado en distintas consolas durante una temporada antes de, irremediablemente por falta de tiempo y de espacio en el disco, he acabado borrándolo y abandonando la idea.

Pese a lo mucho que me enfadé con su “final”, es uno de los juegos que más he disfrutado en más de 30 años con un mando en las manos, pero siempre ha habido algo que me ha hecho descartar la idea en favor de otros juegos nuevos.

La excusa perfecta

Death Stranding, tanto por el hecho de haberme quedado con un mal sabor de boca por su final -en este caso por chapas y tratarme de tonto al explicarme las cosas 20 veces-, como por la idea de querer rejugarlo con toda la calma del mundo, está en una situación muy similar.

La gran diferencia es que aquí, de la mano de la Director’s Cut, tengo la excusa perfecta para volver a él. Quiero volver a caminar por esos prados, escalar esas montañas y, esta vez sí, apuntar a completar todos los encargos del juego sin preocuparme por querer avanzar en la historia para desentrañar sus misterios.

Esos ya los conozco y no son santo de mi devoción, pero todo lo demás… Todo lo demás me parece una auténtica gozada y una de las mejores experiencias que he vivido a los mandos. La mera idea de ampliar y mejorar esa vivencia ya es razón suficiente para desear que llegue con un entusiasmo especial. Lástima que no lo haga en agosto y toque esperar hasta el 24 de septiembre, que la idea de disfrutarlo en modo vacaciones era aún mejor.

Imágenes | @Xenolith3D


La noticia

De repente me apetece muchísimo rejugar Death Stranding (pero no pienso volver a tragarme ni una sola cinemática)

fue publicada originalmente en

Vida Extra

por
R. Márquez

.

By

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *